Cuando mamá se enferma

“Mami, te vas a bañar?”

“Si Natu, me voy a bañar”

“Mami, te vas a bañar?”

“Que si mi vida, ya te dije que si”

“Mami, si te vas a bañar?”

Mami: “………………………”

“Mamiiiiiiii, te vas a bañaaaaaaar?”

Esta fue una de tantas conversaciones repetitivas que tuve el día de ayer con mi hija. Normalmente pregunta todo dos veces y rara vez tres, pero anoche fue especialmente repetitiva. Yo no sé si prendió el radar del comochin que se traduce al idioma familiar como el famoso “Comochin….gas” pero de verdad se esmeró en sacarme una nueva cana de las 80 que me han salido en lo que va del mes.

Si hubiera sido cualquier otro día de verdad que no hubiera sido problema, yo le repito igual todo hasta que se desespera y es cuando termino diciendo “ah verdad, qué se siente que te repitan todo?”. Solo se ríe. Pero ayer me puse malísima. Sentía que quería golpear la cabeza en la pared o arrancármela.

Resulta que nos fuimos a ver el show de Paw Patrol a un centro comercial de nuestra ciudad, llegamos muy emocionadas porque veríamos a “Skaaaay” “Chesssss” “Bambul” y “Macha” (así los llama mi bebe) ah claro y sin olvidar el “Yaye y sus cashollos”.

Pues listo, llegamos un poco antes de que iniciara el show y aprovechamos para comprarnos unas papas a la francesa con queso cheddar y un litro de agua de limón. Llegamos al lugar y oh sorpresa!!! El evento a pleno rayo del sol y sin sillas montadas. Me senté en el piso debajo de un arbolito que rogaba aguantara la poca sombra que daba. Solo como dato cultural, me sentía en la gloria, diría una amiga “me lamía los bigotes de felicidad” porque descubrí que de verdad soy muy buena en mi trabajo, yo me dedico a organizar eventos en un centro comercial (no al que fuimos ayer) y pues mis montajes son cómodos y busco que mi auditorio disfrute lo más que se pueda la estancia en el evento. Claro que a veces me falla porque el clima hace de las suyas (es un centro comercial abierto) pero por lo menos llegas y tienes donde sentarte.

El evento empezó a las 4pm y yo sentía que me moría de calor!!! Bueno y no puedo imaginarme a los pobres chicos del show en especial los que estaban dentro de las botargas (que por cierto una súper energía en todo momento, que me sorprendió). Por lo que se merecen mi respeto y admiración además de que mantuvieron la pila a todo lo que da y los niños estaban felices. ¡Se los recomiendo! =>Lore Shows<=

Ahí estuvimos disfrutando, cantando, bailando y aplaudiendo. Mi hija de verdad me sorprendió, se paró solita a participar como niña grande y yo bueno, asustadísima porque no fuera a comprender de qué trataba. Me jaló la organizadora y casi casi me da un manazo “déjalaaaa que agarre confianzaaaaa” y yo así de “bueno está bien” (la conozco, no se preocupen). Le fue súper bien a mi bebe y yo como pavorreal.

Cuando regresamos a la casa yo traía ya un dolor de cabeza infernal, no sabía qué hacer de verdad. Bañé a mi hija, le di de cenar y “la subí a dormir”. Cada minuto que pasaba mi dolor de cabeza iba en aumento junto con mi desesperación porque mi niña simplemente quería “jugal”. Descubrí con mucha tristeza que me había quedado sin pastillas para los dolores de cabeza, así que empecé a enloquecer. Terminé tomando naproxeno sódico creyendo que serviría. Yo no supe si fue insolación o qué fue pero me sentía fatal. Mi deseo de verdad es que Natalia se durmiera para poderme relajar y quitarme el dolor con meditación como lo he hecho en otras ocasiones, pero en serio que no había manera. Hasta que me vio realmente enojada y ya casi al borde del llanto, ella solita se metió a su cuarto y se acostó. A lo lejos escuché un “mami etas ben?” y simplemente suspiré y le dije “si mi vida no te preocupes, duérmete”. Cerré mis ojos y me quedé dormida.

Qué difícil de verdad es cuando una se siente mal y estás sola. Esta ocasión fue un dolor de cabeza, pero hubo otra ocasión que me dio algo que se conoce como “Laberintitis” ahí si….yo ya no quería saber ¡nada de nada! Afortunadamente hubo amistades y familia que se preocuparon por mi y estuvieron en mi casa apoyándome con mi hija. Si no definitivamente hubiera sido una mamá en aprietos.

Y ustedes, ¿Cómo le hacen cuando enferman y no tienen quién cuide el retoño?

Anuncios

Para mi mamá

mama

Estoy llena de felicidad y amor, cada poro de mi cuerpo desprende pequeñas partículas que generan una paz en mi vida que de verdad no puedo explicar. Conforme pasa el tiempo me doy cuenta que me siento completamente orgullosa de lo que soy. Una persona transparente, inteligente, hermosa por dentro y por fuera y lo mejor es que tengo tanto amor que quiero dar y recibir, de verdad hasta me tiemblan las manos de emoción.

Ver los ojos de mi hija, sus repentinos abrazos, besos y sus “tiamo” son lo máximo. Pero hay algo en especial que de verdad me llena de luz mi vida, y esa es mi mamá.

La admiro tanto, pensar en que ese ser humano de 1.56 de estatura ha aguantado tantísimo es como totalmente extraordinario para mi. Para empezar me tuvo a mi, que bueno…un angelito nunca fui. Yo era de esas niñas que se portaban tan mal en la escuela que cada lunes tenía cita mi mamá con la directora para hablar de mi mala conducta, fui también de esas rebeldes que se escapaban una y otra vez de la casa hasta que me pusieron barras en la ventana y recuerdo haberme quedado atorada en una ocasión. Me iba a la tiendita a comprar latitas de leche condensada y me las comía a escondidas, le jalaba el cabello a los niños que me gustaban, me gustaba comer hormigas y cuando me dieron la oportunidad de estar en la escolta dije “ni madres, yo no marcho” dejando la escolta incompleta a la mera hora. Recuerdo que los regaños de mi mamá (que es española y ay dios como gritan) se escuchaban hasta la siguiente colonia, nos empezaba a corretear a mi hermano y a mi con su chanclita vieja y como está chiquita y nosotros grandotes, pues no nos alcanzaba así que optaba por aplicar la técnica milenaria de la chancla voladora. Nunca le atinó y más que tenerle miedo nos daba risa, lo cual no era muy bueno porque la hacíamos enojar más y más.

Mi madre me enseñó la importancia de verse bonitas, ella hasta para ir al super se arregla tan bien y siempre me dice “uno nunca sabe a quién se va a encontrar”. Me enseñó también que no debo quedarme callada ante las injusticias, a pesar de ser algo bueno resultó no serlo tanto para el resto de la gente porque me ven como que siempre “la armo de pedo”, claro mi respuesta es “si no fueran tan injustos y ojetes”….el punto es que mi madre, me dio una educación pulcra. Definitivamente no fue una mamá consentidora, no era de las que llegaba el fin de semana y ya andaba pensando a qué parque llevarnos ni tampoco era de hacernos comida especial. De hecho ella nos decía que las cebollas las cosechaba Mickey Mouse y el agua natural era “jugo de nube”, no nos hacía el chocomilk decía que nosotros podíamos solitos. En nuestra casa todo era un completo orden, no parecía que vivieran niños en ella ya que mi mamá siempre se preocupó porque se viera limpia y ordenada. Nuestra pelea constante era mi habitación que siempre tenía un tiradero, hasta que llegó al grado de pasar con bolsas negras de basura a recoger todo lo que encontrara “tirado” o que para ella estuviera “fuera de su lugar”, si yo quería recuperar algo de las bolsas debía pagar una multa “1 peso por cada pieza”. Ella me exigía que en cada cajón ubicara mis cosas y colocara una etiqueta por afuera que dijera el contenido del cajón. Así que si había calzones la etiqueta decía “choninos”, su lema es “un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”. Sus momentos de debilidad eran los domingos, recuerdo que hacíamos picnic en la cama y nos poníamos a ver películas en el canal 5. Lo malo es que ese picnic era solo recalentado de la semana, ah porque mi madre es experta en los recalentados. Recuerdo que mi primo Nel llegó a decir una vez “La tía Marian hace tacos de todo, hasta tacos de espagueti”.

Mi madre era una especie de sargento chingón, divertida en exageración y estricta a la par. Hoy me siento a veces contrariada porque desde que estaba embarazada me ha hecho comentarios que jamás imaginé que saldrían de la boca de mi mamá:

“Nunca en mi vida había visto a una embarazada tan feliz”

“Eres una excelente madre, más de lo que yo fui”

“Te admiro como madre, yo quisiera que tu hubieras sido la mía”

Ustedes pueden imaginar lo que eso significa para mi? Que yo siempre fui la que le sacó canas verdes, moradas y de todos los colores y que hoy ella diga que desea haber sido como yo? Wow. De verdad que eso es totalmente grato para mi. Pero yo quiero decirle algo a mi mamá:

“Mami, tu fuiste y eres una madre excepcional. Yo no podría ser la madre que soy si no hubiera aprendido tantas cosas que te desviviste por enseñarme. Eres para mi la mejor madre del mundo. Sé que tu no tuviste a la tuya para que te enseñara a ser mi mamá, pero por eso mereces el triple de aplausos porque créeme que lo hiciste muy bien. Hoy soy la mujer que soy porque tu te empeñaste en sacar lo mejor de mi. De verdad te extraño mucho y esto de vernos una vez al año me parte en pedazos. Pero siempre siempre estás en mi cabeza. Gracias por darme la vida y por enseñarme a vivirla.”

Te amo mamá.

Mi gran familia

mi gran familia

Creo que dejé descansar el tiempo suficiente para recobrar fuerza y agarrar al toro por los cuernos. Fue una separación complicada (muy muy complicada) y no por la persona que dejé atrás (muy atrás), si no por lo que representaba, la figura que era…o por lo menos lo que yo pensaba que era.

La realidad que muchos de ustedes conocen, es que mi separación fue completamente gradual y es verdad que yo no lo veía así, estaba totalmente cegada ante una fantasía ya que todo fue sucediendo durante el 2017 (enterito) y yo con una enorme sonrisa fingiendo felicidad y amor, mucho amor. Todo fue de más a menos y al último nos fuimos en picada, tal como siempre digo “como gorda en tobogán”.

Yo creo que el haberme movido de ciudad (aunque yo juraba que “él” venía incluido en el plan) fue un grandísimo acierto, como siempre digo hay una “Angelita” hermosa que me cuida desde el cielo y ella me ha hecho dar los pasos correctos para protegerme. El poder olvidarlo y no sentir tanto dolor fue gracias a la distancia que nos separaba.

Lamentablemente, mi dolor y sufrimiento fue muy grande y como dije al inicio, no fue por la persona que dejaba atrás. Yo crecí en una familia muy unida en donde había un papá, una mamá, un hermano y yo. Crecí viendo núcleos similares a mi alrededor ya que mi generación fue de pocos padres divorciados y madres solteras. Era raro tener amigas que vivieran solamente con mamá, vaya no era algo “normal” para mí. Eso fue lo más complicado, entender el verdadero significado de la palabra “familia”.

Yo me sentía fracasada, sentía que no había conseguido el éxito y que le estaba fallando a mi hija. Mi ex pareja no cuidaba de mí, no había realmente un interés de mantenerme enamorada y por más que mendigaba atención más me cegaba ante esta fantasía de “familia” porque yo con tal de mantener mi supuesta familia unida, me engañaba a mi misma pensando que él era mi todo. ¡Vaya ilusa!

Cuando tomé la decisión de separarme realmente de él, de decir “ya no más” entré en un estado zombie, no sabía como vivir ni qué hacer. Me sentí muy mal. Hubo personas (incluso muchas que no conocía) que se acercaron a mi, me brindaron su hombro y hasta sus servilletas mallugaditas que traían en su bolsa para llorar a moco tendido. Me daban detalles continuamente, este grupo de mujeres en especial ahí estuvo presente. Sin importar si me conocían o no. Gracias a muchas de ellas que ahora son mis amigas, fue que salí del hoyo. Hubo una que me insistía en que fuera a terapia…pero cómo???? Cómo YO iría a terapia, osea ni que estuviera tan mal…..pero hubo un día que de plano dije necesito ayuda. Busqué a Rocío Villegas, una terapeuta muy recomendada y a quien le agradezco de sobremanera su apoyo, ya que me estuvo atendiendo por teléfono y solo un día pude sentarme con ella a platicar. Tardamos una hora conversando y yo aguantándome la lloradera le dije todo lo que sentía. Al final me dijo “quiero que escribas lo que es para ti el significado de familia”. Por cuestiones de logística personal ya no pude volver a verla en terapia, pero si que escribí varias hojas del significado de familia. Conforme escribía y escribía me di cuenta que era una grandísima ESTUPIDEZ lo que estaba diciendo. Lo leí, arranqué las hojas del cuaderno y las tiré a la basura. Una familia no es papá, mamá e hija. Una familia no tiene un número determinado de elementos y tampoco una relación de sangre (no necesariamente). Una familia se hace, no se nace y puede ser de 2 personas o de 10. La familia te respeta, te escucha cuando necesitas desahogarte, te aconseja con el corazón, forman una pirámide humana para que tu puedas llegar a la cima, te ayuda a crear momentos que van a perdurar toda la vida. Una familia te ayuda a ser mejor, te motiva e incluso te dice a veces lo que no quieres oir, pero siempre será con amor, puro y sincero amor.

Mi familia es tan grande que solo de pensarlo se me llenan los ojos de lágrimas, porque sé que no estoy sola. Mi familia empieza por un ser humano de 1 mt de estatura, que todos los días me llama mamá. De ahí vienen mis adorados padres y hermano que a pesar de estar lejos siempre están ahí para mi con el corazón. Y después viene una lista interminable de personas que de verdad me han demostrado apoyo incondicional, que no podría escribir aquí porque de verdad no acabo. Esas personas que cuando he enfermado me han enviado caldito de pollo y dulces típicos a domicilio, que me han ayudado a cuidar a mi hija cuando algo se me atora en el trabajo, que me han invitado a convivir en su núcleo familiar haciéndome sentir que Natu y yo somos parte de él. Esas bellas personas que de pronto me llaman sin motivo alguno para saber solamente como estoy, que me han aconsejado y que me han dado un abrazo cuando más lo he necesitado.

Si, mi familia es ENORME. Y no, mi familia no es una persona que no quiere serlo, es quienes verdaderamente demuestran que valgo con hechos, como bien sabemos “las palabras se las lleva el viento”.

¡Gracias a todos y a todas por ser y estar!

Los conflictos de mamá

Me siento cansada.

Definitivamente ser una mamá soltera es muy complicado y gratificante a la vez. Amo la conexión que tengo con mi hija, siento que es muy especial y única. La disfruto demasiado y me enloquece de felicidad ver su crecimiento.

Pero me siento muy muy cansada como mujer. Tuve un punch impresionante hace un par de meses, decidí consentirme, arreglarme más, comprarme cosas que hace mucho no lo hacía, en fin renacer como mujer. Pero de verdad estoy cansada, cansada de llegar a casa y no poder decirle a alguien cómo estuvo mi día, poder disfrutar la lluvia acurrucadita de alguien, un abrazo, un beso de desayuno. Creo que soy una mujer que le gusta estar acompañada, creo que eso de estar sola no va conmigo. Lo que si es bien cierto es que “dicen” que para poder tener una buena relación con alguien debes aprender a vivir primero con tu soledad y disfrutarla. ¿Cómo se logra? ¿Cómo si a mi lo que me encanta es estar con gente?

Por otra parte, me pongo a pensar en cómo podría yo conocer nuevos prospectos, cómo hacerle para salir a alguna cita….wow….lo pienso y hasta me dan escalofríos, porque simplemente no concibo dejando a mi hija con una nanny para ir a una cita osea me parece totalmente egoísta de mi parte. Quizás y estoy mal, pero así lo siento.

Me parece que soy una mujer increíble, créeme que lo sé y no es un tema de baja autoestima. Simplemente tengo el tiempo totalmente cubierto, mamá-trabajadora-mujer.

No dudo que existen hombres que enloquecerían por mi, por supuesto que si los hay. El tema aquí es ¿qué puerta tengo que abrir para encontrarlos?

Además es un miedo que tengo de que cuando se presenten los prospectos y tenga que decidir si si o si no, este miedo es por protección a mi bebe.

Me gustaría conocer sus historias de amor después de una separación con el padre de sus hijos, ¿cómo fue? ¿qué pasó? Todo…

Enchúlame la mazorca

No les había platicado que hace poco la Natu fue por primera vez al dentista. Muy felices la verdad, porque es algo que no sabía muy bien cómo, cuándo y por qué. Como algunos ya saben en la fan page de Crónicas de Mamá lanzamos hace unos meses la primer temporada del Cafecito con Mamá en donde entrevistamos a algunas mamás súper exitosas en su trabajo. Una de ellas fue la odontopediatra Ali Victoria y honestamente me encantó toda ella, muy profesional y sobre todo PACIENTE!!! Checa la entrevista completa dando click ⇒ aquí ⇐ ¡¡¡y síguenos en Facebook!!!

Entre pláticas, llantos y risas, me di cuenta que era momento de llevar a la Natu a que le revisaran su pequeña dentadura. Me sorprendió conocer datos como que hay niños que no les han terminado de salir todos los dientes y ¡ya tienen caries! Esto es alarmante porque si para un adulto tener caries es súper incómodo, no me imagino lo que deben sentir los pequeños con este problema. Así que no deje pasar mucho tiempo, hice mi cita con Ali y fuimos a la primera consulta dental de mi pequeñuela. Fueron mil nervios, a la fecha me muero de risa solo de acordarme porque ¡me puse a llorar en plena consulta! y es que eran tantos mis nervios mezclados con la emoción de la primera vez que la chilladera desbordó de manera natural. Natu se portó de maravilla, definitivamente subestimé a mi hija porque pensé que se aventaría el drama de telenovela y no haría caso a las indicaciones. Para mi sorpresa (“popesa” en idioma natulesco) mi hija no solo se portó genial, sino que además recibí felicitación porque sus dientitos están muy sanos y limpios. Salí como pavorreal y la abracé, le expliqué la importancia de tener sus dientes saludables lavandolos todos los días después de cada comida, ella solo me decía “Shi mamá”. Sé que Natu entiende todo lo que digo aunque no hable al 100, por lo que me siento tranquila de que mis enseñanzas y manías harán de mi hija una mujer de bien.

Cuando la Natu era bebecita de brazos y aun tenía sus sexys encías pelonas, fuimos a Zihuatanejo de paseo mi mamá, la gordis y yo. Allá nos reunimos con unos amigos de mis papás de toda la vida: Arturo e Imer. Arturo es dentista y pues no perdí la oportunidad de pedirle tips para cuando a mi hija le brotara su primer diente. Sus palabras me quedaron súper grabadas:

1.- “La leche contiene cierta cantidad de azúcar. Si tu le das en la noche y no le enjuagas la boca, generas bacterias que después se convierten en caries” A partir de ahí me entró la manía de que una vez terminada su mamila de leche le metía con rapidez de Speedy González una mamila con agua natural, así por lo menos un par de buches si se echaba y así se enjuagaba su boquita. Durante el día me envolvía el dedo con una gasa y lo mojaba con agua, así es como le hacía sus limpiezas bucales.)

2.- “En cuanto se asome un pedacitititito de diente, en ese momento empiezas con el cepillado suave” Recuerdo estar en La Paz, B.C.S. cuando corrí al supermercado y compré un cepillo de cerdas suaves, mi niña tan chiquita y tan lista…. agarró el cepillo y “solita” se empezó a cepillar. Fue gratificante ver como mi bebita ¡¡¡sabía cepillarse sus dientes solita!!! Checa el video de su primer encuentro con el cepillo de dientes, da click ⇒ aquí ⇐ ¡¡¡y suscríbete a nuestro canal de You Tube!!!!

Así que bueno, seguimos con el cuidado dental. De hecho hoy que ya habla más y tiene su dentadura completa ella solita me dice “yentes mamá” (dientes mamá) lo cual me enorgullece, ya que nosotros como papás somos los responsables de crear buenos o malos hábitos a nuestros hijos…

Y tú ¿qué hábitos estas generando en tus hijos?

Niñas hormonales

b6ae8c18ce8909e5cd6b98ba56ba4d4b

“riiiing…..riiiing……”

Dr.- Aló?

Mamá.- Doctooooor mi hija le sale sangre por la vaginaaaaa (niña recién nacida)…..pero no tiene ninguna herida, no tiene nada!!!

Dr.- No se preocupe señora, por favor todo el día en revisión y me notifica en un par de horas cómo va.

Un par de horas (exactas) después….

“turiii…turiii” (aviso de whatsapp)

Mamá.- Perdón que lo moleste doc, mire le mando foto de su pañalito. Le volvió a salir sangre.

Dr.- Señora, no se preocupe es normal en algunos bebes (pocos). Es una especie de “menstruación” que propiamente no es menstruación, se debe a que la bebé recibió una gran cantidad de hormonas por parte de usted. En algunos casos hasta leche le salen de los pezones a algunos bebes. Si continúa me avisa.

La mamá se dispone tal cual CSI a hacer una investigación exhaustiva de tan extraño acontecimiento. “¿menstruación en bebés?…hágame el chingado favor” Pero resulta que si…Se le conoce con el término de “mínima pubertad precoz de Jaquet” y se debe a la transferencia de los estrógenos de la madre a la recién nacida. La verdad es que es un susto ENORME…

Pero mi cuestionamiento hoy después de 2 años 4 meses, es ¿cuántas hormonas pude transferir a mi hija que a la fecha sigue teniendo actitudes de una mujer hormonal?

Si yo sé “es mujer”….si yo sé “los terribles dos”…si yo sé “está conociendo sus emociones” pero no inventen, de verdad a veces siento que vivo con una puberta en vez de una toddler. Unos días se despierta llorando, otros días enojada y me manda al demonio y hoy por ejemplo toda dulzura y obediente. En la guardería es una diva, no quiere que la toquen ni las misses…se pone a llorar de la nada…le das agua y dice nooo se la quitas y llora porque se la quitaste…

El otro día salió de la guardería enojada, ni siquiera me quiso dar un beso y solo me dijo “ammm mamá, comel mamá” (así me dice cuando quiere comer). Le dije que me esperara que la miss quería hablar conmigo. En eso el reporte más raro que he recibido:

“Señora, Natalia se portó muy mal. Una niña estaba recogiendo su material y Natalia se acercó y le pegó a la caja tirando todo lo que la niña había recogido. Así que sus misses la regañaron de que eso no se hacía y que por favor pidiera disculpa. En eso, se hizo pipí encima”

Es en serio?!?!?! ¿Por qué a mi? me llamó demasiado la atención ese acontecimiento, duré dos días con el ¿por qué lo hizo? en mi cabeza. Investigué y resulta que es una manera de llamar la atención o porque no saben como reaccionar ante situaciones de estrés y al apenas estar aprendiendo al control de esfínteres su cuerpo reacciona de esa manera….

Saliendo de la guardería tuvimos que ir a una tienda a comprar unos tenis, porque yo ya había decidido meses antes no comprarle variedad de calzado (y es que está creciendo muy rápido y todo lo deja tan pronto). Así que la pipí ocasionó que no tuviera zapatos limpios que usar al siguiente día. Llegamos y desde que bajó del auto se enojó y no sabía ni decirme por qué. Lloró y lloró por todo el camino hasta la tienda. Se tiró al piso y dije “que haga su berrinche sola, yo decidiré que zapatos le voy a comprar le gusten o no”. En eso se acercaron una señora con su pequeño de 3 años que quería consolarla, súper tierno le daba la mano para tratar de levantarla. La escena era realmente tierna y cómica a la vez, mi hija literal como mujer hormonal decía “noooo” y cruzaba los brazos con cara de mala. Lo más hermoso de todo es que el niño terminó regalándole las palomitas que se venía comiendo, mi hija sin dejar de llorar las agarró, las comía y mientras si así es….seguía llorando….

Como bien dicen es parte de los terribles dos, pero en serio de pronto pasa de lo gracioso a lo frustrante. Yo no pierdo la fe, sigo poniendo mi velita y rezando porque sea lo más llevadero posible. Mientras tanto, me sigue dando millón y medio de motivos para sonreír y contarle al mundo entero lo feliz que me hace ser mamá =)

Mamá workaholic

36322-O0SOWX

Expectativa:

Naces, creces, te reproduces, te mantienen (primero esposo y después hijos) y te mueres.

Realidad:

Naces, creces, te tropiezas mil veces, sigues creciendo, te reproduces, te multiplicas, te sumas, nunca te restas, te vuelves a tropezar mil veces más, te vuelves a multiplicar, sigues creciendo pero solo a los lados, te elevas al cuadrado, te mantienes, te enfermas y te mueres.

En mi vida son más las mujeres que he conocido como madres que trabajan (casadas o no) que las madres que viven una vida simple, en donde su única preocupación es su casa y su familia. Y el porcentaje más diminuto son esas mujeres que ni siquiera tienen esa preocupación, que son las que sufren por una uña rota o que no pudieron encontrar la última colección de Louis Vuitton.

Ser una mamá que se parte en millón y medio de cachitos, deborada por el retoño, la casa y el trabajo es parte de mi día a día. Que más quisiera yo no tener estos dolores de espalda, contar con tiempo para ir a por lo menos pintarme las uñas y ni se diga de ir al spa…jodido…una vez al mes. Mi vida es otra cosa, mi vida es madrugar, arreglarme, vestir a mi hija, llevarla a la guardería, trabajar, ir por ella, darle de cenar, bañarla, dormirla y realizar menesteres del hogar “pa que no se acumule la cochambre (y el desmadre)”. Mis días de descanso generalmente es seguir trabajando, que si los pedidos de pasteles, que si las dinámicas de mis redes sociales, que si, que si…que si.

Hace unos días regresó mi hija de sus vacaciones largas (casi un mes). Yo tuve tiempo de descansar y de consentirme, pero decidí dedicarle más tiempo a mi proyecto y a mis pasteles. Si logré ir al salón de belleza pero solo a eso. Cuando regresó, yo moría de nervios porque en mi fan page realizaría mi siguiente entrevista de “El cafecito con mamá” en muy poco tiempo. No puedo describir la impotencia y frustración que sentí toda la entrevista. La Natu para variar, hizo notar su presencia. Tiró la cámara tres veces, cantó “dale dale dale….no pierdas el tino…” a todo volumen, se atravesó incontables veces, nos deleitó con el hermoso sonido de un par de pedos y al final lloró demasiado gritando “popooooo”. Entrevista EN VIVO!!!!

Sin mi hija Crónicas de Mamá simplemente no existiría y definitivamente esa entrevista es una prueba tangible de la ardua labor que tenemos como mamás, más bien lo que enfrentamos las mamás que trabajamos y que nuestro retoño de pronto nos acompañe a nuestro trabajo…caos, un hermoso y desastroso caos. Invitar a otras mamás a que vengan a “El Cafecito con Mamá” es precisamente para que las mamás trabajadoras se identifiquen y sepan que ES NORMAL y que SI SE PUEDE, las que aun no dan el paso se animen y las que tienen todo fácil (económicamente) y no trabajan, lo valoren (¡¡¡ya quisiéramos muchas!!!).

Un par de días después me encontré a una amiga que también es mamá en un desayuno de trabajo. Me dijo “Amiga, que bárbara…me chuté la entrevista que le hiciste a Ali Victoria y definitivamente tienes demasiada paciencia. A mi se me hubiera desfigurado la cara con el retoño haciendo de las suyas”…me causó una tremenda carcajada y es que si caray, en esta ocasión Natalia se esmeró.

Por último, quiero dar un mensaje a todas esas mamás trabajadoras como yo. No se sientan mal, sé que es muy duro dejar a sus hijos por ir a trabajar pero deben pensar que gracias a ustedes sus hijos podrán aprender el verdadero significado de la responsabilidad. Si eres madre soltera identificarán perfecto el sacrificio y empeño que dedicaste solo por tus hijos. Si tienes pareja y ambos trabajan, tus hijos admirarán a sus padres por ser personas que trabajan y conocerán una diferente manera de responsabilidad.

Por otra parte, si eres mamá de tiempo completo. ¡Que hermosa bendición! tus hijos podrán aprender también porque recuerda que ser madre ¡TAMBIÉN ES UNA PROFESIÓN! Por cierto, la más bella de todas.

Se fue de vacaciones

two teddy bears on raft floating
couple teddy bears picnic in raft floating on the river, love concept

Hija mía me haces falta, te extraño. Pensé que estos días en los que estarías fuera de casa serían un pequeño tiempo de descanso para mí, pero estaba equivocada. Te pido perdón por haberte culpado de que no duermo bien, no eres tú…soy yo. Llevas una semana fuera de casa y sigo igual, sin dormir y ahora peor porque siento un vacío. Solo espero escucharte gritar mamá, extraño tu aroma y extraño el increíble estilo de vida que tú me das.

Tengo un nudo en la garganta constante, me siento sola. Mi pequeña travesura no está, tengo ya acartonada la cara porque me hace falta sonreír. Tú mi pequeña fábrica de sonrisas.

Hornear no es igual sin tí, tú mi pequeña musa, mi gran inspiración. Olvido detalles importantes cuando no estás, las cosas me salen mal y es que ni mil cuarzos me darán la suerte que tú me das, mi hermoso talismán.

Mi pequeña traviesa, que por las noches despiertas y dices suavemente “mamá” para cerciorarte de que estoy a tu lado. Al sentirme percibo tu tranquilidad y tu respiración nuevamente se torna estable, vuelves a dormir.

Hija mía, la conexión que tenemos es extraordinaria. Aunque estés a kilómetros de distancia te siento. Mi niña adorada, disfruta la vida. Disfruta tus vacaciones y aprende todo lo que puedas.

Yo aquí te espero a tu regreso, para que juntas sigamos siendo el #DúoPower la familia más hermosa del mundo.

Natu, te amo con todo mi corazón. Felices fiestas mi adoración.

Créditos:

https://www.freepik.com/free-photo/two-teddy-bears-on-raft-floating_1131245.htm’>Designed by Freepik

 

Colecho: ¿capricho de mamá o del retoño?

Smiling baby girl lying on a bed sleeping on blue sheets

Yo: “Sí, es que leí que el colecho era bueno para los bebés, además de que se fortalece más el vínculo con la gorda. Estoy feliz de practicarlo, siento re bonito despertar y oler su cabello…”

Mi mamá: “El co…¿qué? ¿qué mafufada es esa?”

Yo: “Ay mamá, pues que duermas con tu bebé en la misma cama”

Mi mamá: “Ay pues yo cuando tú eras chiquita ni de loca te ponía en mi cama. Tu siempre dormiste en tu cama. Estas nuevas modas no sirven para nada”

No sé si sirven o no, el punto es que las nuevas generaciones definitivamente hacemos las cosas MUY diferentes a lo que hacían nuestras mamás…y ni se diga la diferencia ¡con las abuelas!

El colecho es básicamente que tu bebé duerma en la misma cama que tú. Hacerlo trae grandes beneficios tanto para ti como para tu bebé. Sumándole que es totalmente placentero sentir sus manitas que de pronto te regalan una hermosa y tierna caricia…o una patada en la cara con su diminuto y apestosito pie, por ejemplo.

Natu es una pequeñuela que toda su cortita vida ha dormido un 99% a mi lado. Realmente fue muy poco tiempo el que durmió en cuna, yo no lo soportaba. Amaba dormirla conmigo por los siguientes motivos:

1.- El aroma es excepcional, me relajaba totalmente.

2.- Era muy cómodo darle de comer sin tener que levantarme a media noche.

3.- La temperatura era perfecta. Hasta hace poco leí que las mamás teníamos un súper power, el cual consiste en que si nuestro bebé tiene la temperatura más alta de lo normal, la temperatura de la madre baja para poder regular la del retoño. Si la temperatura del bebé es más baja de lo normal, en automático la temperatura de la mamá sube y así sucesivamente. ¿No es genial?

Por otra parte, están los clásicos comentarios de la verdad absoluta:

“¡Qué peligroso! la vas a aplastar…”

“Por eso traes esas ojeras, deja que ella tenga su espacio y tú el tuyo”

Y así…así he vivido por mucho tiempo. Hoy mi hija tiene 2 años 2 meses (exactamente ya que hoy 21 ella cumple mes) y dormimos en la misma cama.

El dilema es que ahora no sé si es porque ella quiere dormir a mi lado o yo quiero que duerma conmigo. Resulta que hace unos meses decidí que mi bebita debía dormir ya sola en su cuarto. Para mi sorpresa la que se estuvo levantando toda la noche fui yo, no paraba de ir a verla a su recámara para corroborar que estaba bien. De pronto decidí que debía dormir conmigo porque mi intuición decía (de verdad así fue, no les miento) que estar separada de mí le bajaba las defensas y por eso enfermaba mucho. Y resulta que sí era verdad:

“Cuando un bebé está cerca de su madre y su padre, es más regular la temperatura, son más estables los niveles hormonales, se estabiliza el ritmo cardíaco y la respiración (dicen que al oír la respiración profunda de los padres, ellos también respiran mejor) y funcionan mejor el sistema inmunitario y la producción de encimas (regulan muchos de los procesos del cuerpo).” Fuente: https://www.bebesymas.com/ser-padres/colecho-con-el-bebe-por-que-dormir-juntos-es-beneficioso 

Así que en resumen, no sé qué será de nuestra vida del descanso…definitivamente pienso seguir durmiendo con ella, es completamente relajante. Yo creo que será hasta que ella se case….si…¿no?

¿Cuál es tu opinión con respecto al colecho? ¿Lo practicas?

Fuente foto: https://www.freepik.com/free-photo/smiling-baby-lying-on-a-bed_898742.htm Designed by Freepik

Cuando la tierra se detuvo

No pienso hablar de la película. Aunque es muy interesante, solamente quise robarme el título porque así me siento.

Hoy cumplo exactamente dos semanas que me separé de mi esposo. Han sido días demasiado complicados, definitivamente una separación es demasiado fuerte y complicada. Realmente él y yo nunca nos casamos, creo que eso facilita las cosas. Él para mi era mi todo, pero simplemente decidió que ya no me quería más y yo por más que luché y hablé con él, ya no quiso. Pero escribir por aquí no es para compartirles mis desgracias emocionales, eso es algo que tengo que trabajar muy duro. Sé que será complicado, pero no imposible. Este martirio lleva aproximadamente 3 meses que me atormenta, es por eso quizás que le puse este título a mi historia. Hace tres meses cuando empezaron mis problemas con el papá de mi hija mi vida se detuvo. Simplemente esa avenida concurrida, llena de luz y alegría tuvo un accidente mortal en una intersección y actualmente hay humo por doquier, por lo que el auto no puede seguir avanzando. Se anda buscando un extintor, pero aun no se encuentra. Paré proyectos, procesos, energía todo. Hay incluso personas que se han decepcionado de mí, creo que incluyo a mis propios padres porque les oculté todo lo que sentía por dentro. Por tres meses traté de arreglar ese desperfecto en mi vida pero simplemente fallé.

Lo más dramático del asunto, es que cuando eres una mujer sin hijos una ruptura duele mucho, si lo sé pero lo superas rápido. Te vas de fiesta, sales con amigas, hasta te pasas de copitas si quieres. Pero cuando eres madre….simplemente tienes que atragantarte las lágrimas y hacer como si nada pasa. Tienes que seguir en contacto con la persona que te hiere porque siempre existirá ese vínculo entre ustedes, los hijos. Sanar cuesta mucho más. Es muy complicado seguir adelante, no es que no se logre obviamente si. Pero cuesta más trabajo que cicatrice tu herida.

Los hijos…¿qué hay de ellos? complicadísimo. Creo que mi Natu está percibiendo todo, ella sabe lo triste que está mami, que papi no está y que algo anda mal. Lo veo en ella, porque cuando simplemente no puedo más y las lágrimas salen de mi cuerpo ella se comporta diferente. Es una niña de dos años que aun no habla, pero expresa demasiado con su mirada y sus actos.

Es difícil pasar un trago de estos, más cuando estás sola y me refiero a vivir tu sola con tu hija. Ir para allá y para acá con ella, cuidarla mientras está enferma y trabajar. Mi ex y yo realmente llevamos un año que vivimos en diferentes ciudades, pero era supuestamente temporal. Se fue aplazando una y otra vez (por él). Así que digamos que el hecho de que él no viviera a diario con nosotras ayuda a que mi hija procese mejor. Lo que ella resiente es mi sentir, por el amor de Dios estuvo en mi vientre por 9 meses, aun tenemos esa conexión. Nos conocemos como si fuéramos una sola persona.

Me motivé a escribir esto porque nunca me imaginé estar en estos zapatos, por lo que nunca pensé en un plan de contingencia. Ahora vivo y percibo situaciones que antes no y me ponen incluso hasta de mal humor. Por ejemplo, ir a un restaurante a comer y que en automático pongan un lugar más (aparte del tuyo y el de tu hija). Por favor, ¿cuándo es obligación que vayan papá, mamá e hija a comer? O que una hostess te pregunte al llegar “2 adultos y un niño?” y tu volteas como loca para todos lados y terminas diciendo “Si Pitágoras no era pendejo, aquí solamente hay un adulto y un niño. O ¿ves gente muerta?”. Este tipo de situaciones antes me daban risa y hasta emoción de pensar que pronto estaría al lado de mi amor. Ahora me enfurecen.

Mujeres que están en mi misma situación, ¿cómo lo están manejando? Sé que esto es pasajero, pero ahora entiendo que tener una familia no significa que papá y mamá estén juntos. Una familia puede ser de dos…Mi hija y yo ❤

 

Créditos:

<a href=”https://www.freepik.com/free-photo/sleeping-woman-on-her-legs_908453.htm”>Designed by Freepik</a>