Los terribles dos…

Creo que a diario escucho que la gente dice “está entrando en los terribles dos”, honestamente no le había dado importancia y suponía que como en muchas otras cosas más, Natu sería la excepción. Pero tengo un par de meses comiéndome varios tacos de lengua y es que este angelito terrenal ha tomado la decisión de demostrar su fuerte personalidad y liderazgo.

Es una niña hermosa, no solo por afuera si no también por adentro. Es curiosa y le gusta mucho reír. Pero cuando de berrinche se trata, he descubierto que vivo bajo el mismo techo del ser humano más manipulador e inteligente del mundo.

Cuando su nona viene a verla es cuando más se nota. Llego de trabajar y lo primero que pregunto “¿Cómo se portó la gorda?” a lo que me responde “Mal, me hizo berrinche por los zapatos. Le puse unos y se enojó porque quería otros, le pongo los otros y cambia de opinión. Me cansé y ya no le di lo que quería pero se puso a llorar muchísimo, así que ahí estuve cambiándole zapatos hasta que se cansó”. Volteo a ver a Natu y le digo “¿Es en serio Natalia? Por favor hija, no hagas eso”. Quiere “yayos” cuando se le antoja y si no la cargas llora de a madres, con una amargura que hasta se te salen a ti las lágrimas.

En la guardería los reportes son tiro por viaje “Ay señora….” cuando escucho eso ya es un “y ahora qué hizo…”. Las respuestas son variadas pero van más o menos así “agarró un juguete y pasó en orden a surtirse a cada uno de sus compañeritos….es que le dimos la mano para llevarla al comedor y se colgó, traigo lastimada la mano señora….es que un niño la tocó y ella se enojó mucho y lo aventó….señora, es que su hija es como la niña fresa del grupo” y así puedo seguir. Me traen a Natalia y es hablar con ella, explicarle una y otra vez que eso no se hace.

El sábado la llevé con su amiguita Fer porque yo tenía que trabajar y pues mi amiga me ayudó a cuidarla unas cuantas horas. Cuando regreso por ella lo mismo que en la guardería “cómo se portó Natu?”….”ay amiga….pues mal. Le di agua y la aventó, le pegó a Fer y le picó los ojos al gordo”. Una vez que entro al departamento, jalo de la mano a mi hija hacia el balcón a solas y empiezo a hablar con ella “Natalia, por qué te portaste mal? por qué hiciste eso?”…..¿reacción? Natu empieza a besuquearme aplicando toda las perfectas tácticas de manipulación.

Mi hija afortunadamente aun no hace los polémicos berrinches en público, pero temo si llega ese día. ¡Qué voy a hacer!

Pero bueno, no todo es color hormiga. La verdad es que mi hija aun con todo eso que está haciendo no deja de ser maravillosa y ocurrente. No permite que pase un solo día que no me haga sonreír. Soy la mamá más feliz y afortunada de este mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s