Pretty Mo-om, walking down the street…

Me encantan los memes en redes sociales de “expectativa-realidad”…realmente disfruto toparme con ellos de pronto, hay algunos que no me hacen tanta gracia pero hay otros que de verdad puedo reír bastantes minutos seguidos. Hay uno en especial que me mata y es precisamente el de las mamás, cómo te imaginas que serás cuando seas madre (fashionista, entaconada con pelito perfectamente planchado, pestaña al mil y por supuesto vestida al último grito de la moda) versus lo que realmente eres cuando te conviertes en mamá (leggins, flats, playerotas, chongo, bolsas enormes siempre llenas de juguetes y comida y por supuesto mil manchas en tu ropa).

Cuando yo era soltera realmente lo único que me preocupaba era mi aspecto físico y que tan buena se ponía la fiesta (y qué tan buena me veía yo). Pero de pronto cuando la naturaleza llamaba a mi puerta, me imaginaba de mamá y juraba que sería como la expectativa que les platiqué. Veía las revistas en donde plasmaban la vida perfecta de las madres hollywoodenses y decía “wow esas si que saben lo que es ser madre”. De pronto un día “pum” ya estaba embarazada, todo iba bien al principio mi ropa me seguía quedando, hasta que llegó el día en el que mi mamá me encontró llorando en el piso con un montón de ropa a mi alrededor porque nada me quedaba y a partir de ese momento entendí que mi vida ya no sería la misma.

Después de que mi pequeña Natu nació, mi busto era enorme al igual que mi barriga y bueno ni se diga de las caderas, eran gigantescas. Yo juraba que cuando mi hija naciera en automático mi cuerpo regresaría a lo que era, ya sabes ese mito de “el cuerpo tiene memoria”….si memoria foam porque mi aguadez y tamaño simplemente nunca regresó a la antigua versión. Definitivamente tampoco he puesto mucho de mi parte, antes al estar sola y preocuparme solo por mí tenía constancia y dedicación en todo, desde la vestimenta, ejercicio hasta la alimentación. Hoy mi vida va en cámara rápida todo el tiempo, realmente procuro alimentarme lo mejor que puedo y hago ejercicio, poco a poco (muy poco a poco) he ido moldeando mis curvas para sentirme y verme mejor. Con respecto a la ropa, definitivamente estuve un tiempo sufriendo porque buscaba comodidad y confundía la comodidad con la fodonguez. Hasta que un día picándole al control de la TV di con un programa que me hizo cambiar el chip se llama “¿Cómo me veo?” y lo conduce Angie Taddei. De toda la temporada que me chuté, se me quedó grabada una frase magnífica que quiero compartir “La comodidad, no está peleada con el estilo”. Y es tan real, además ahora que he crecido entiendo más lo que mi madre me decía cuando la veía arreglándose como si de modelo de revista se tratara solo para ir al super “hija, uno nunca sabe quién te está viendo ni menos a quién te vas a encontrar”.

Hoy a mis 34 años, soltera, con una hija de 3 años y con un trabajo godin puedo sentirme orgullosa porque constantemente recibo comentarios positivos con respecto a mi imagen, me preguntan mucho ¿Cómo le haces para tener tiempo de todo? Y honestamente eso aparte de ponerme a pensar me hace sentir que tengo súper poderes. Pues claro, ¡soy mujer! He descubierto algunos secretos a la hora de arreglarme que me han ayudado a ser más práctica y no parecer Chimoltrufia ejecutiva. Les enlisto algunos tips que a mi me han funcionado:

  • Aplicarme de vez en cuando Pestañas Mink me ayuda a que si no me maquillo me vea arreglada, claro que lo hago cuando tengo alguna ocasión especial y de ahí me hago 2 retoques, posterior descanso mis pestañas y les aplico aceite de almendras por las noches.
  • El planchado y cejas HD intensifica mi mirada, de esta manera le doy importancia a un elemento que enmarca mi rostro y ayuda a que mi semblante se vea mucho más estético, adicional me ahorra tiempo a la hora de maquillarme.
  • Otro secreto de una mamá ocupada como yo para poder verme muy bien es procurar siempre peinarme. Si no tengo tiempo de usar plancha o tenazas, me puedo hacer un chongo si, pero no el clásico de mamás que vemos en los memes si no que procuro utilizar mousse para evitar pelitos rebeldes y le doy forma a mi chongo utilizando esas donas gigantes que venden en cualquier tienda de accesorios y belleza, aparte de ser súper fáciles de utilizar una vez terminado queda un peinado que parece de salón (lo mejor es que tardas alrededor de 5 minutos en lograr el look).
  • Adicional un super tip que te doy, porque buena mamá soy si saliste deprisa y no tienes nada que ponerte para los pelitos rebeldes de los que te hablo, aplica sobre ellos un poco de gel para pestañas (el que viene en presentación de rímel, pero es transparente).
  • Siempre llevo en mi bolso un mini atomizador con agua mineral y agua micelar, así que varias veces al día me lo aplico sobre la cara y lo dejo secar. Esto me ayuda a refrescar y tonificar mi piel A MUY BAJO COSTO.

Como verás no hay pretextos, realmente ser madre es agotador pero no significa que al convertirte en mamá dejes de ser mujer. Verse bien no requiere de horas y horas de producción. Simplemente un poco de intención y energía positiva harán de ti una mamá hermosa, no te olvides de ese glow que nos regala la maternidad. ¡Explótalo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s