El robot

Hace dos días mi hija ya acostada en su cama para dormir me dijo “mami yo quisiera tener un robot” guardó silencio mientras yo puse cara de curiosidad. La expresión de Natalia era de seriedad, como si hubiese hecho un comentario de mucha importancia. Le dije “¿Ah si? ¿Y por qué quieres tener un robot amor?” a lo que me respondió algo que provocó mis ojos se llenaran de lágrimas:

“Quisiera tener un robot para que todos los días se fuera a trabajar, cocinara e hiciera la limpieza. Así tu podrías descansar mami” mientras decía la última frase acercó sus manitas a mi cara y la acarició, su expresión se convirtió en una carita de ternura como si su corazoncito estuviera experimentando un sentimiento de piedad sobre mi.

Esa noche lloré un buen rato, di varias vueltas sobre mi cama y miré el techo mientras me imaginaba un mundo más fácil, en donde tener una buena vida no fuera sinónimo de estar tantas horas apartada de mi hija, en donde pudiera vivir a su lado aventuras y al mismo tiempo brindarle techo, alimentos, educación y salud. No siento culpa, porque no la tengo en absoluto. Mi principal función es brindarle tiempos de calidad y eso es a lo que me he dedicado por 5 años. Ser madre soltera me ha orillado a no poderme sentar y pensar solo en mi, ni siquiera ahora que tengo el apoyo de mis padres durante pandemia y ella está en casa de ellos mientras yo trabajo. Los momentos de soledad que tengo son de pensar en planes a futuro, ¿Qué viene para nosotras ahora? ¿Qué pasaría sí llego a faltar? ¿Cómo puedo asegurarle un futuro?

Hay personas que me han dicho que necesito pensar más en mí, pero ¿cómo? si así mi hija siente que hago demasiado y necesito descansar qué pasaría si todavía hiciera cosas para mí nada más. Eso significaría quizás descuidar momentos con ella, o simplemente dejar de hacer algunas cosas que hago y sustituirlas por “ocio personal”.

Definitivamente ser madre te cambia el chip, pasamos a pensar más allá y nuestra cabeza no para. Ahora voy a girar un poco el tono de esta historia. ¿Por qué las personas creen que no pienso en mí?

Para mí, mi pequeñita familia lo es todo, me pongo a pensar todo lo que he logrado y me lleno de orgullo. Me da muchísima satisfacción pensar en que estoy enseñando a mi hija a ser una mujer luchadora, que a pesar de que una puede lograr lo que se proponga también se vale pedir ayuda, que una mujer puede dar el ejemplo, que una mujer es un ser humano igual al resto y que no nacimos para depender toda la vida de alguien. Que no nacimos pegadas a nadie. Que si lo queremos, podemos. Eso para mi es significado de placer. Disfruto muchísimo mi casa, mi cocina, mis momentos de televisión, mi cama que parece rascacielos y mi madre odia. Disfruto mi momento mañanero en donde me maquillo y preparo el desayuno de mi hija. También disfruto mucho los días que se me antoja una cerveza y solo abro el refri para tomármela, porque ahí las tengo en reserva. Adoro escribir, hacer mis videos de Tik Tok y por supuesto restregar una y otra vez los pies en mis suaves sábanas. Todos esos momentos, son MIS momentos. Las personas piensan que “darse su momento” o “pensar en uno” es significado de salir y yo no creo eso. Creo en que TU momento es aquel que te hace sentir placer, que te hace feliz.

Pero si debo de reconocer que a veces mis preocupaciones/ocupaciones/responsabilidades a veces me sobrepasan. Creo que la solución que propone Natalia no estaría nada mal…un robot…debo confesarlo, yo también quisiera tener un robot.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s