Todas las entradas por cronicasdemama

LA IMPORTANCIA DE ESCRIBIR BIEN EL MENSAJE


Bueno pueeees resulta que en la “libretita de tareas” de mi hija (que me hicieron comprar a juerzas en la escuela) deben “escribir” lo que hay de tarea todos los días, la neta las maestras se les van las cabras al monte y luego ni la usan pero bueno. En la lista de útiles venía “una foto tamaño infantil del alumno”, yo como buena mamá desmadre que soy se me olvidó y no la mandé. Pasaron las semanas (muchas por cierto) y de pronto en la libreta de tareas dice “traer para mañana una pinza de ropa decorada (puede ser de madera o de plástico) con la foto de la niña”. Pues yo ya saben como soy bien cositas me puse con mi hija a decorar una pinza de madera con barniz de uñas. Para esto, otra mami del salón me escribió para preguntarme si sabía cómo era la tarea así que hasta fotos de pinterest le mandé. Supuse que harían un mural con fotos padres de ellos, así que le mandé una que se viera curiosa (foto tamaño normal), estaba más pequeña y se había puesto un chorro de pulseras y unos lentes, muy fashion ella. Así que la mandé y no me respondió nada la miss así que pues supongo estuvo bien la tarea.


Pasaron nuevamente otras tantas semanitas y que se va la maestra, nos la cambiaron. Pasando un par de días que estaba la nueva maestra mis papás tuvieron que ir por la Natu a la escuela. Ya en la noche abro en frente de todos la mochila de mi hija, saco el cuadernillo de tareas y sale volando la foto curiosilla que le mandé en la tarea anterior y en la fecha de ahora decía “favor de traer una foto infantil de la niña” en ese momento recordé que la debía y que no tenía, pero que mi papá tenía una de ella en su cartera así que levanté la mirada y le dije “papá, me prestas la foto infantil de Natu que tienes en tu cartera?” mis papás y mi hermano soltaron tremenda carcajada, por un buen rato rieron y pues yo no entendía su loquera. “De qué chingados se están riendo? qué chiste me perdí?” Ya que lograron calmarse me dice mi papá “pues es que tú, te piden una foto infantil y mandas una de la niña toda ridícula vestida “infantil” y la maestra lo que quería era una foto tamaño infantil”…..uffffff pegué el gritote en el cielo!!! osea no fue específica la maestra lo que pedía no? estoy mal yo? jaja osea decía una foto de la niña y pues yo saqué una conclusión de acuerdo a ese mensaje escrito!!!!


En fin, mandé la foto de la niña en tamaño infantil y me quedé con la foto ridícula.
Hoy me llega nuevamente tarea que dice “rellenar el número con papel”. Ok, qué puedo entender con ésto? me quedé pensando y dije “querrá bolitas de papel china? no tengo….ah ya sé!” corrí por revistas y nos pusimos a cortar a lo loco las hojas. Con eso empezamos a armar un collage en el número uno y quedó súper padre. Supongo que no habrá problema pues las hojas de revista son “papel” y están “rellenando” el número 1.

¿Por qué mami? ¿por qué? ¿por qué?

Créditos de imagen: freepik.com

No sé si reír o ponerme a llorar. La etapa del “por qué mami?” ha iniciado…repito….HA INICIADO! me pregunta por qué a todo lo que le digo. Pero lo hace con una enorme dulzura, finalizando la frase con el hermoso “mami” y con el tono más sweet del mundo mundial. ¿Cómo sufrir ante semejante ternura?

Debo confesar que si tenía miedo de que llegara ese momento. Ya saben, en la televisión he visto series en donde aparecen pequeñitos repitiendo una y otra vez “por qué por qué por qué” a todo y resultan sumamente odiosos. Yo decía que ojalá mi hija se saltara esa etapa, pero no lo hizo.

En octubre fue su fiesta de cumpleaños en un lugar muy lindo de la ciudad, cuando fui a realizar la contratación y el pago, me percaté que había un pequeñito con algún tipo de padecimiento mental o motriz, no supe distinguirlo. El punto es que era sumamente curioso y llegó a preguntarle a la dueña cosas como “quién es ella?” “qué haces?” “para qué?” “dónde está Natalia?” “por qué?” entonces puse mucha atención al momento, la dueña se volteó y con la voz clara y fuerte le contestó cada pregunta con lo que era: “Ella es Andrea” “Estoy haciendo un contrato” “para la fiesta de Natalia la hija de Andrea” “no vino, solo vino Andrea su mamá” “por que está en la escuela”

Esta situación me hizo pensar que a veces uno como adulto nos metemos en nuestro mundo sin pelar a veces a los pequeños. ¿Qué trabajo nos cuesta ser así como lo fue esta persona con el pequeño? Realmente los niños no razonan como lo hacemos los adultos, entonces para ellos situaciones totalmente cotidianas para nosotros resultan a veces asombrosas para ellos y quieren saber más.

Ahora que Natu empezó con las preguntas, yo le respondo cada una de ellas. Efectivamente predomina la pregunta “¿por qué?” así que siempre trato de responder y continuar la secuencia. En el momento que ya no hay secuencia y se convierte en repetitivo, simplemente le digo “Natalia, te acabo de decir por qué (y le repito la respuesta)” si ella continúa con la letanía, yo continúo repitiendo las respuestas. Al final de cuentas llegará el momento que esto termine y definitivamente no pierdo absolutamente nada en seguir el juego.

Por supuesto que si mamá está ocupada, tal cual se lo digo “Natu, mami está ocupada en este momento y no puedo responder tus preguntas. ¿Me esperas un momento?” Generalmente espera, pero hay veces que no lo hace y a fuerza quiere atención. Si de verdad no puedo dejar lo que estoy haciendo y no puedo atenderla, tengo que ignorarla y ella solita para.

Es un enigma para mi la cabecita de mi hija, pero me resulta fascinante y cautivador poder descubrir con ella el mundo cada día que pasa. Sé que es una niña inmensamente feliz, se le nota en la mirada y en su alegría. Esa es la mejor paga que tengo como mamá, saber que le estoy dando una linda infancia y lo mejor es que trato en la medida de lo posible, vivirla con ella como si fuéramos una sola persona.


Pretty Mo-om, walking down the street…

Me encantan los memes en redes sociales de “expectativa-realidad”…realmente disfruto toparme con ellos de pronto, hay algunos que no me hacen tanta gracia pero hay otros que de verdad puedo reír bastantes minutos seguidos. Hay uno en especial que me mata y es precisamente el de las mamás, cómo te imaginas que serás cuando seas madre (fashionista, entaconada con pelito perfectamente planchado, pestaña al mil y por supuesto vestida al último grito de la moda) versus lo que realmente eres cuando te conviertes en mamá (leggins, flats, playerotas, chongo, bolsas enormes siempre llenas de juguetes y comida y por supuesto mil manchas en tu ropa).

Cuando yo era soltera realmente lo único que me preocupaba era mi aspecto físico y que tan buena se ponía la fiesta (y qué tan buena me veía yo). Pero de pronto cuando la naturaleza llamaba a mi puerta, me imaginaba de mamá y juraba que sería como la expectativa que les platiqué. Veía las revistas en donde plasmaban la vida perfecta de las madres hollywoodenses y decía “wow esas si que saben lo que es ser madre”. De pronto un día “pum” ya estaba embarazada, todo iba bien al principio mi ropa me seguía quedando, hasta que llegó el día en el que mi mamá me encontró llorando en el piso con un montón de ropa a mi alrededor porque nada me quedaba y a partir de ese momento entendí que mi vida ya no sería la misma.

Después de que mi pequeña Natu nació, mi busto era enorme al igual que mi barriga y bueno ni se diga de las caderas, eran gigantescas. Yo juraba que cuando mi hija naciera en automático mi cuerpo regresaría a lo que era, ya sabes ese mito de “el cuerpo tiene memoria”….si memoria foam porque mi aguadez y tamaño simplemente nunca regresó a la antigua versión. Definitivamente tampoco he puesto mucho de mi parte, antes al estar sola y preocuparme solo por mí tenía constancia y dedicación en todo, desde la vestimenta, ejercicio hasta la alimentación. Hoy mi vida va en cámara rápida todo el tiempo, realmente procuro alimentarme lo mejor que puedo y hago ejercicio, poco a poco (muy poco a poco) he ido moldeando mis curvas para sentirme y verme mejor. Con respecto a la ropa, definitivamente estuve un tiempo sufriendo porque buscaba comodidad y confundía la comodidad con la fodonguez. Hasta que un día picándole al control de la TV di con un programa que me hizo cambiar el chip se llama “¿Cómo me veo?” y lo conduce Angie Taddei. De toda la temporada que me chuté, se me quedó grabada una frase magnífica que quiero compartir “La comodidad, no está peleada con el estilo”. Y es tan real, además ahora que he crecido entiendo más lo que mi madre me decía cuando la veía arreglándose como si de modelo de revista se tratara solo para ir al super “hija, uno nunca sabe quién te está viendo ni menos a quién te vas a encontrar”.

Hoy a mis 34 años, soltera, con una hija de 3 años y con un trabajo godin puedo sentirme orgullosa porque constantemente recibo comentarios positivos con respecto a mi imagen, me preguntan mucho ¿Cómo le haces para tener tiempo de todo? Y honestamente eso aparte de ponerme a pensar me hace sentir que tengo súper poderes. Pues claro, ¡soy mujer! He descubierto algunos secretos a la hora de arreglarme que me han ayudado a ser más práctica y no parecer Chimoltrufia ejecutiva. Les enlisto algunos tips que a mi me han funcionado:

  • Aplicarme de vez en cuando Pestañas Mink me ayuda a que si no me maquillo me vea arreglada, claro que lo hago cuando tengo alguna ocasión especial y de ahí me hago 2 retoques, posterior descanso mis pestañas y les aplico aceite de almendras por las noches.
  • El planchado y cejas HD intensifica mi mirada, de esta manera le doy importancia a un elemento que enmarca mi rostro y ayuda a que mi semblante se vea mucho más estético, adicional me ahorra tiempo a la hora de maquillarme.
  • Otro secreto de una mamá ocupada como yo para poder verme muy bien es procurar siempre peinarme. Si no tengo tiempo de usar plancha o tenazas, me puedo hacer un chongo si, pero no el clásico de mamás que vemos en los memes si no que procuro utilizar mousse para evitar pelitos rebeldes y le doy forma a mi chongo utilizando esas donas gigantes que venden en cualquier tienda de accesorios y belleza, aparte de ser súper fáciles de utilizar una vez terminado queda un peinado que parece de salón (lo mejor es que tardas alrededor de 5 minutos en lograr el look).
  • Adicional un super tip que te doy, porque buena mamá soy si saliste deprisa y no tienes nada que ponerte para los pelitos rebeldes de los que te hablo, aplica sobre ellos un poco de gel para pestañas (el que viene en presentación de rímel, pero es transparente).
  • Siempre llevo en mi bolso un mini atomizador con agua mineral y agua micelar, así que varias veces al día me lo aplico sobre la cara y lo dejo secar. Esto me ayuda a refrescar y tonificar mi piel A MUY BAJO COSTO.

Como verás no hay pretextos, realmente ser madre es agotador pero no significa que al convertirte en mamá dejes de ser mujer. Verse bien no requiere de horas y horas de producción. Simplemente un poco de intención y energía positiva harán de ti una mamá hermosa, no te olvides de ese glow que nos regala la maternidad. ¡Explótalo!

Tengo una bebé pidata

bebe pidata

Octubre desde hace mucho ha sido mi mes favorito, y ahora ¡MÁS! Me encanta Halloween, amo disfrazarme y dar dulces a los niños. Amo los concursos de disfraces, amo la decoración, además amo las lunas de octubre, el clima y lo mejor de lo mejor, Natu nació en Octubre.

Definitivamente me pone de buenas este mes.

En estos días me he estado acordando del primer disfraz de mi hija. La verdad es que siempre he sido muy creativa y minuciosa para las manualidades. Cuando me enteré de que estaba embarazada no dejaba de pensar en todas las curiosidades que haría para el cuarto de mi hija, para su ropa y hasta para las tareas con ella.

Un día me llama mi amiga Gina para invitarme al cumpleaños de su hija Gianna. Para mi era completamente nuevo, ya que además fue la primer fiesta infantil a la que Natu asistió. Yo estaba entre que nerviosa y emocionada, realmente no sabía qué hacer porque pues ¡era una fiesta infantil! La invitación era de piratas y mencionaba que podíamos ir disfrazados del tema.

El día de la fiesta me paré muy temprano e inspirada, me puse a buscar ropita que ya casi no le quedaba, listones de colores, botones, todo lo que pudiera servirme. Así que empecé a plasmar mi imaginación en un pequeño disfraz de pirata. Se veía hermosa, en su pañalero le cosí un dibujo de calavera hecho con pedacería de telas, recorté otra tela para hacerle un chalequito, una blusa que tenía con falda integrada tipo “tutu” la corte dejando un pedazo de tela encima del tul a manera de “cinturón” le hice un corte tipo “v” en el centro y le puse un cordón de piel (como si fuera agujeta de tenis). Como era una bebe y no usaba zapatos, recorté unas mangas largas negras de una plyerita que ya tampoco le quedaba y con silicon le fui pegando en zig zag un cordon de piel rojo (simulando cordones de bota). En la cabeza encontré un paliacate pequeño que le puse amarrado. Se veía hermosa.

Por supuesto yo era una mamá orgullosa de su pequeño retoño, mi bebé pidata me causó demasiada ternura y descubrí que es maravilloso poder hacer con tus propias manos detalles especiales para tus hijos. Conforme ha pasado el tiempo mi carga laboral y responsabilidad de madre ha ido en aumento, ahora me cuesta más trabajo realizar algún disfraz para ella pero no he dejado de hacerlo.

Si te gustan las manualidades te sugiero aprovechar la ropa que ya tienes en casa para poder improvisar disfraces, creo que puedes obtener increíbles resultados a bajo costo y tus hijos serán felices!!!

Cuando mamá se enferma

“Mami, te vas a bañar?”

“Si Natu, me voy a bañar”

“Mami, te vas a bañar?”

“Que si mi vida, ya te dije que si”

“Mami, si te vas a bañar?”

Mami: “………………………”

“Mamiiiiiiii, te vas a bañaaaaaaar?”

Esta fue una de tantas conversaciones repetitivas que tuve el día de ayer con mi hija. Normalmente pregunta todo dos veces y rara vez tres, pero anoche fue especialmente repetitiva. Yo no sé si prendió el radar del comochin que se traduce al idioma familiar como el famoso “Comochin….gas” pero de verdad se esmeró en sacarme una nueva cana de las 80 que me han salido en lo que va del mes.

Si hubiera sido cualquier otro día de verdad que no hubiera sido problema, yo le repito igual todo hasta que se desespera y es cuando termino diciendo “ah verdad, qué se siente que te repitan todo?”. Solo se ríe. Pero ayer me puse malísima. Sentía que quería golpear la cabeza en la pared o arrancármela.

Resulta que nos fuimos a ver el show de Paw Patrol a un centro comercial de nuestra ciudad, llegamos muy emocionadas porque veríamos a “Skaaaay” “Chesssss” “Bambul” y “Macha” (así los llama mi bebe) ah claro y sin olvidar el “Yaye y sus cashollos”.

Pues listo, llegamos un poco antes de que iniciara el show y aprovechamos para comprarnos unas papas a la francesa con queso cheddar y un litro de agua de limón. Llegamos al lugar y oh sorpresa!!! El evento a pleno rayo del sol y sin sillas montadas. Me senté en el piso debajo de un arbolito que rogaba aguantara la poca sombra que daba. Solo como dato cultural, me sentía en la gloria, diría una amiga “me lamía los bigotes de felicidad” porque descubrí que de verdad soy muy buena en mi trabajo, yo me dedico a organizar eventos en un centro comercial (no al que fuimos ayer) y pues mis montajes son cómodos y busco que mi auditorio disfrute lo más que se pueda la estancia en el evento. Claro que a veces me falla porque el clima hace de las suyas (es un centro comercial abierto) pero por lo menos llegas y tienes donde sentarte.

El evento empezó a las 4pm y yo sentía que me moría de calor!!! Bueno y no puedo imaginarme a los pobres chicos del show en especial los que estaban dentro de las botargas (que por cierto una súper energía en todo momento, que me sorprendió). Por lo que se merecen mi respeto y admiración además de que mantuvieron la pila a todo lo que da y los niños estaban felices. ¡Se los recomiendo! =>Lore Shows<=

Ahí estuvimos disfrutando, cantando, bailando y aplaudiendo. Mi hija de verdad me sorprendió, se paró solita a participar como niña grande y yo bueno, asustadísima porque no fuera a comprender de qué trataba. Me jaló la organizadora y casi casi me da un manazo “déjalaaaa que agarre confianzaaaaa” y yo así de “bueno está bien” (la conozco, no se preocupen). Le fue súper bien a mi bebe y yo como pavorreal.

Cuando regresamos a la casa yo traía ya un dolor de cabeza infernal, no sabía qué hacer de verdad. Bañé a mi hija, le di de cenar y “la subí a dormir”. Cada minuto que pasaba mi dolor de cabeza iba en aumento junto con mi desesperación porque mi niña simplemente quería “jugal”. Descubrí con mucha tristeza que me había quedado sin pastillas para los dolores de cabeza, así que empecé a enloquecer. Terminé tomando naproxeno sódico creyendo que serviría. Yo no supe si fue insolación o qué fue pero me sentía fatal. Mi deseo de verdad es que Natalia se durmiera para poderme relajar y quitarme el dolor con meditación como lo he hecho en otras ocasiones, pero en serio que no había manera. Hasta que me vio realmente enojada y ya casi al borde del llanto, ella solita se metió a su cuarto y se acostó. A lo lejos escuché un “mami etas ben?” y simplemente suspiré y le dije “si mi vida no te preocupes, duérmete”. Cerré mis ojos y me quedé dormida.

Qué difícil de verdad es cuando una se siente mal y estás sola. Esta ocasión fue un dolor de cabeza, pero hubo otra ocasión que me dio algo que se conoce como “Laberintitis” ahí si….yo ya no quería saber ¡nada de nada! Afortunadamente hubo amistades y familia que se preocuparon por mi y estuvieron en mi casa apoyándome con mi hija. Si no definitivamente hubiera sido una mamá en aprietos.

Y ustedes, ¿Cómo le hacen cuando enferman y no tienen quién cuide el retoño?

Para mi mamá

mama

Estoy llena de felicidad y amor, cada poro de mi cuerpo desprende pequeñas partículas que generan una paz en mi vida que de verdad no puedo explicar. Conforme pasa el tiempo me doy cuenta que me siento completamente orgullosa de lo que soy. Una persona transparente, inteligente, hermosa por dentro y por fuera y lo mejor es que tengo tanto amor que quiero dar y recibir, de verdad hasta me tiemblan las manos de emoción.

Ver los ojos de mi hija, sus repentinos abrazos, besos y sus “tiamo” son lo máximo. Pero hay algo en especial que de verdad me llena de luz mi vida, y esa es mi mamá.

La admiro tanto, pensar en que ese ser humano de 1.56 de estatura ha aguantado tantísimo es como totalmente extraordinario para mi. Para empezar me tuvo a mi, que bueno…un angelito nunca fui. Yo era de esas niñas que se portaban tan mal en la escuela que cada lunes tenía cita mi mamá con la directora para hablar de mi mala conducta, fui también de esas rebeldes que se escapaban una y otra vez de la casa hasta que me pusieron barras en la ventana y recuerdo haberme quedado atorada en una ocasión. Me iba a la tiendita a comprar latitas de leche condensada y me las comía a escondidas, le jalaba el cabello a los niños que me gustaban, me gustaba comer hormigas y cuando me dieron la oportunidad de estar en la escolta dije “ni madres, yo no marcho” dejando la escolta incompleta a la mera hora. Recuerdo que los regaños de mi mamá (que es española y ay dios como gritan) se escuchaban hasta la siguiente colonia, nos empezaba a corretear a mi hermano y a mi con su chanclita vieja y como está chiquita y nosotros grandotes, pues no nos alcanzaba así que optaba por aplicar la técnica milenaria de la chancla voladora. Nunca le atinó y más que tenerle miedo nos daba risa, lo cual no era muy bueno porque la hacíamos enojar más y más.

Mi madre me enseñó la importancia de verse bonitas, ella hasta para ir al super se arregla tan bien y siempre me dice “uno nunca sabe a quién se va a encontrar”. Me enseñó también que no debo quedarme callada ante las injusticias, a pesar de ser algo bueno resultó no serlo tanto para el resto de la gente porque me ven como que siempre “la armo de pedo”, claro mi respuesta es “si no fueran tan injustos y ojetes”….el punto es que mi madre, me dio una educación pulcra. Definitivamente no fue una mamá consentidora, no era de las que llegaba el fin de semana y ya andaba pensando a qué parque llevarnos ni tampoco era de hacernos comida especial. De hecho ella nos decía que las cebollas las cosechaba Mickey Mouse y el agua natural era “jugo de nube”, no nos hacía el chocomilk decía que nosotros podíamos solitos. En nuestra casa todo era un completo orden, no parecía que vivieran niños en ella ya que mi mamá siempre se preocupó porque se viera limpia y ordenada. Nuestra pelea constante era mi habitación que siempre tenía un tiradero, hasta que llegó al grado de pasar con bolsas negras de basura a recoger todo lo que encontrara “tirado” o que para ella estuviera “fuera de su lugar”, si yo quería recuperar algo de las bolsas debía pagar una multa “1 peso por cada pieza”. Ella me exigía que en cada cajón ubicara mis cosas y colocara una etiqueta por afuera que dijera el contenido del cajón. Así que si había calzones la etiqueta decía “choninos”, su lema es “un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”. Sus momentos de debilidad eran los domingos, recuerdo que hacíamos picnic en la cama y nos poníamos a ver películas en el canal 5. Lo malo es que ese picnic era solo recalentado de la semana, ah porque mi madre es experta en los recalentados. Recuerdo que mi primo Nel llegó a decir una vez “La tía Marian hace tacos de todo, hasta tacos de espagueti”.

Mi madre era una especie de sargento chingón, divertida en exageración y estricta a la par. Hoy me siento a veces contrariada porque desde que estaba embarazada me ha hecho comentarios que jamás imaginé que saldrían de la boca de mi mamá:

“Nunca en mi vida había visto a una embarazada tan feliz”

“Eres una excelente madre, más de lo que yo fui”

“Te admiro como madre, yo quisiera que tu hubieras sido la mía”

Ustedes pueden imaginar lo que eso significa para mi? Que yo siempre fui la que le sacó canas verdes, moradas y de todos los colores y que hoy ella diga que desea haber sido como yo? Wow. De verdad que eso es totalmente grato para mi. Pero yo quiero decirle algo a mi mamá:

“Mami, tu fuiste y eres una madre excepcional. Yo no podría ser la madre que soy si no hubiera aprendido tantas cosas que te desviviste por enseñarme. Eres para mi la mejor madre del mundo. Sé que tu no tuviste a la tuya para que te enseñara a ser mi mamá, pero por eso mereces el triple de aplausos porque créeme que lo hiciste muy bien. Hoy soy la mujer que soy porque tu te empeñaste en sacar lo mejor de mi. De verdad te extraño mucho y esto de vernos una vez al año me parte en pedazos. Pero siempre siempre estás en mi cabeza. Gracias por darme la vida y por enseñarme a vivirla.”

Te amo mamá.

Mi gran familia

mi gran familia

Creo que dejé descansar el tiempo suficiente para recobrar fuerza y agarrar al toro por los cuernos. Fue una separación complicada (muy muy complicada) y no por la persona que dejé atrás (muy atrás), si no por lo que representaba, la figura que era…o por lo menos lo que yo pensaba que era.

La realidad que muchos de ustedes conocen, es que mi separación fue completamente gradual y es verdad que yo no lo veía así, estaba totalmente cegada ante una fantasía ya que todo fue sucediendo durante el 2017 (enterito) y yo con una enorme sonrisa fingiendo felicidad y amor, mucho amor. Todo fue de más a menos y al último nos fuimos en picada, tal como siempre digo “como gorda en tobogán”.

Yo creo que el haberme movido de ciudad (aunque yo juraba que “él” venía incluido en el plan) fue un grandísimo acierto, como siempre digo hay una “Angelita” hermosa que me cuida desde el cielo y ella me ha hecho dar los pasos correctos para protegerme. El poder olvidarlo y no sentir tanto dolor fue gracias a la distancia que nos separaba.

Lamentablemente, mi dolor y sufrimiento fue muy grande y como dije al inicio, no fue por la persona que dejaba atrás. Yo crecí en una familia muy unida en donde había un papá, una mamá, un hermano y yo. Crecí viendo núcleos similares a mi alrededor ya que mi generación fue de pocos padres divorciados y madres solteras. Era raro tener amigas que vivieran solamente con mamá, vaya no era algo “normal” para mí. Eso fue lo más complicado, entender el verdadero significado de la palabra “familia”.

Yo me sentía fracasada, sentía que no había conseguido el éxito y que le estaba fallando a mi hija. Mi ex pareja no cuidaba de mí, no había realmente un interés de mantenerme enamorada y por más que mendigaba atención más me cegaba ante esta fantasía de “familia” porque yo con tal de mantener mi supuesta familia unida, me engañaba a mi misma pensando que él era mi todo. ¡Vaya ilusa!

Cuando tomé la decisión de separarme realmente de él, de decir “ya no más” entré en un estado zombie, no sabía como vivir ni qué hacer. Me sentí muy mal. Hubo personas (incluso muchas que no conocía) que se acercaron a mi, me brindaron su hombro y hasta sus servilletas mallugaditas que traían en su bolsa para llorar a moco tendido. Me daban detalles continuamente, este grupo de mujeres en especial ahí estuvo presente. Sin importar si me conocían o no. Gracias a muchas de ellas que ahora son mis amigas, fue que salí del hoyo. Hubo una que me insistía en que fuera a terapia…pero cómo???? Cómo YO iría a terapia, osea ni que estuviera tan mal…..pero hubo un día que de plano dije necesito ayuda. Busqué a Rocío Villegas, una terapeuta muy recomendada y a quien le agradezco de sobremanera su apoyo, ya que me estuvo atendiendo por teléfono y solo un día pude sentarme con ella a platicar. Tardamos una hora conversando y yo aguantándome la lloradera le dije todo lo que sentía. Al final me dijo “quiero que escribas lo que es para ti el significado de familia”. Por cuestiones de logística personal ya no pude volver a verla en terapia, pero si que escribí varias hojas del significado de familia. Conforme escribía y escribía me di cuenta que era una grandísima ESTUPIDEZ lo que estaba diciendo. Lo leí, arranqué las hojas del cuaderno y las tiré a la basura. Una familia no es papá, mamá e hija. Una familia no tiene un número determinado de elementos y tampoco una relación de sangre (no necesariamente). Una familia se hace, no se nace y puede ser de 2 personas o de 10. La familia te respeta, te escucha cuando necesitas desahogarte, te aconseja con el corazón, forman una pirámide humana para que tu puedas llegar a la cima, te ayuda a crear momentos que van a perdurar toda la vida. Una familia te ayuda a ser mejor, te motiva e incluso te dice a veces lo que no quieres oir, pero siempre será con amor, puro y sincero amor.

Mi familia es tan grande que solo de pensarlo se me llenan los ojos de lágrimas, porque sé que no estoy sola. Mi familia empieza por un ser humano de 1 mt de estatura, que todos los días me llama mamá. De ahí vienen mis adorados padres y hermano que a pesar de estar lejos siempre están ahí para mi con el corazón. Y después viene una lista interminable de personas que de verdad me han demostrado apoyo incondicional, que no podría escribir aquí porque de verdad no acabo. Esas personas que cuando he enfermado me han enviado caldito de pollo y dulces típicos a domicilio, que me han ayudado a cuidar a mi hija cuando algo se me atora en el trabajo, que me han invitado a convivir en su núcleo familiar haciéndome sentir que Natu y yo somos parte de él. Esas bellas personas que de pronto me llaman sin motivo alguno para saber solamente como estoy, que me han aconsejado y que me han dado un abrazo cuando más lo he necesitado.

Si, mi familia es ENORME. Y no, mi familia no es una persona que no quiere serlo, es quienes verdaderamente demuestran que valgo con hechos, como bien sabemos “las palabras se las lleva el viento”.

¡Gracias a todos y a todas por ser y estar!

Los conflictos de mamá

Me siento cansada.

Definitivamente ser una mamá soltera es muy complicado y gratificante a la vez. Amo la conexión que tengo con mi hija, siento que es muy especial y única. La disfruto demasiado y me enloquece de felicidad ver su crecimiento.

Pero me siento muy muy cansada como mujer. Tuve un punch impresionante hace un par de meses, decidí consentirme, arreglarme más, comprarme cosas que hace mucho no lo hacía, en fin renacer como mujer. Pero de verdad estoy cansada, cansada de llegar a casa y no poder decirle a alguien cómo estuvo mi día, poder disfrutar la lluvia acurrucadita de alguien, un abrazo, un beso de desayuno. Creo que soy una mujer que le gusta estar acompañada, creo que eso de estar sola no va conmigo. Lo que si es bien cierto es que “dicen” que para poder tener una buena relación con alguien debes aprender a vivir primero con tu soledad y disfrutarla. ¿Cómo se logra? ¿Cómo si a mi lo que me encanta es estar con gente?

Por otra parte, me pongo a pensar en cómo podría yo conocer nuevos prospectos, cómo hacerle para salir a alguna cita….wow….lo pienso y hasta me dan escalofríos, porque simplemente no concibo dejando a mi hija con una nanny para ir a una cita osea me parece totalmente egoísta de mi parte. Quizás y estoy mal, pero así lo siento.

Me parece que soy una mujer increíble, créeme que lo sé y no es un tema de baja autoestima. Simplemente tengo el tiempo totalmente cubierto, mamá-trabajadora-mujer.

No dudo que existen hombres que enloquecerían por mi, por supuesto que si los hay. El tema aquí es ¿qué puerta tengo que abrir para encontrarlos?

Además es un miedo que tengo de que cuando se presenten los prospectos y tenga que decidir si si o si no, este miedo es por protección a mi bebe.

Me gustaría conocer sus historias de amor después de una separación con el padre de sus hijos, ¿cómo fue? ¿qué pasó? Todo…

Enchúlame la mazorca

No les había platicado que hace poco la Natu fue por primera vez al dentista. Muy felices la verdad, porque es algo que no sabía muy bien cómo, cuándo y por qué. Como algunos ya saben en la fan page de Crónicas de Mamá lanzamos hace unos meses la primer temporada del Cafecito con Mamá en donde entrevistamos a algunas mamás súper exitosas en su trabajo. Una de ellas fue la odontopediatra Ali Victoria y honestamente me encantó toda ella, muy profesional y sobre todo PACIENTE!!! Checa la entrevista completa dando click ⇒ aquí ⇐ ¡¡¡y síguenos en Facebook!!!

Entre pláticas, llantos y risas, me di cuenta que era momento de llevar a la Natu a que le revisaran su pequeña dentadura. Me sorprendió conocer datos como que hay niños que no les han terminado de salir todos los dientes y ¡ya tienen caries! Esto es alarmante porque si para un adulto tener caries es súper incómodo, no me imagino lo que deben sentir los pequeños con este problema. Así que no deje pasar mucho tiempo, hice mi cita con Ali y fuimos a la primera consulta dental de mi pequeñuela. Fueron mil nervios, a la fecha me muero de risa solo de acordarme porque ¡me puse a llorar en plena consulta! y es que eran tantos mis nervios mezclados con la emoción de la primera vez que la chilladera desbordó de manera natural. Natu se portó de maravilla, definitivamente subestimé a mi hija porque pensé que se aventaría el drama de telenovela y no haría caso a las indicaciones. Para mi sorpresa (“popesa” en idioma natulesco) mi hija no solo se portó genial, sino que además recibí felicitación porque sus dientitos están muy sanos y limpios. Salí como pavorreal y la abracé, le expliqué la importancia de tener sus dientes saludables lavandolos todos los días después de cada comida, ella solo me decía “Shi mamá”. Sé que Natu entiende todo lo que digo aunque no hable al 100, por lo que me siento tranquila de que mis enseñanzas y manías harán de mi hija una mujer de bien.

Cuando la Natu era bebecita de brazos y aun tenía sus sexys encías pelonas, fuimos a Zihuatanejo de paseo mi mamá, la gordis y yo. Allá nos reunimos con unos amigos de mis papás de toda la vida: Arturo e Imer. Arturo es dentista y pues no perdí la oportunidad de pedirle tips para cuando a mi hija le brotara su primer diente. Sus palabras me quedaron súper grabadas:

1.- “La leche contiene cierta cantidad de azúcar. Si tu le das en la noche y no le enjuagas la boca, generas bacterias que después se convierten en caries” A partir de ahí me entró la manía de que una vez terminada su mamila de leche le metía con rapidez de Speedy González una mamila con agua natural, así por lo menos un par de buches si se echaba y así se enjuagaba su boquita. Durante el día me envolvía el dedo con una gasa y lo mojaba con agua, así es como le hacía sus limpiezas bucales.)

2.- “En cuanto se asome un pedacitititito de diente, en ese momento empiezas con el cepillado suave” Recuerdo estar en La Paz, B.C.S. cuando corrí al supermercado y compré un cepillo de cerdas suaves, mi niña tan chiquita y tan lista…. agarró el cepillo y “solita” se empezó a cepillar. Fue gratificante ver como mi bebita ¡¡¡sabía cepillarse sus dientes solita!!! Checa el video de su primer encuentro con el cepillo de dientes, da click ⇒ aquí ⇐ ¡¡¡y suscríbete a nuestro canal de You Tube!!!!

Así que bueno, seguimos con el cuidado dental. De hecho hoy que ya habla más y tiene su dentadura completa ella solita me dice “yentes mamá” (dientes mamá) lo cual me enorgullece, ya que nosotros como papás somos los responsables de crear buenos o malos hábitos a nuestros hijos…

Y tú ¿qué hábitos estas generando en tus hijos?

Niñas hormonales

b6ae8c18ce8909e5cd6b98ba56ba4d4b

“riiiing…..riiiing……”

Dr.- Aló?

Mamá.- Doctooooor mi hija le sale sangre por la vaginaaaaa (niña recién nacida)…..pero no tiene ninguna herida, no tiene nada!!!

Dr.- No se preocupe señora, por favor todo el día en revisión y me notifica en un par de horas cómo va.

Un par de horas (exactas) después….

“turiii…turiii” (aviso de whatsapp)

Mamá.- Perdón que lo moleste doc, mire le mando foto de su pañalito. Le volvió a salir sangre.

Dr.- Señora, no se preocupe es normal en algunos bebes (pocos). Es una especie de “menstruación” que propiamente no es menstruación, se debe a que la bebé recibió una gran cantidad de hormonas por parte de usted. En algunos casos hasta leche le salen de los pezones a algunos bebes. Si continúa me avisa.

La mamá se dispone tal cual CSI a hacer una investigación exhaustiva de tan extraño acontecimiento. “¿menstruación en bebés?…hágame el chingado favor” Pero resulta que si…Se le conoce con el término de “mínima pubertad precoz de Jaquet” y se debe a la transferencia de los estrógenos de la madre a la recién nacida. La verdad es que es un susto ENORME…

Pero mi cuestionamiento hoy después de 2 años 4 meses, es ¿cuántas hormonas pude transferir a mi hija que a la fecha sigue teniendo actitudes de una mujer hormonal?

Si yo sé “es mujer”….si yo sé “los terribles dos”…si yo sé “está conociendo sus emociones” pero no inventen, de verdad a veces siento que vivo con una puberta en vez de una toddler. Unos días se despierta llorando, otros días enojada y me manda al demonio y hoy por ejemplo toda dulzura y obediente. En la guardería es una diva, no quiere que la toquen ni las misses…se pone a llorar de la nada…le das agua y dice nooo se la quitas y llora porque se la quitaste…

El otro día salió de la guardería enojada, ni siquiera me quiso dar un beso y solo me dijo “ammm mamá, comel mamá” (así me dice cuando quiere comer). Le dije que me esperara que la miss quería hablar conmigo. En eso el reporte más raro que he recibido:

“Señora, Natalia se portó muy mal. Una niña estaba recogiendo su material y Natalia se acercó y le pegó a la caja tirando todo lo que la niña había recogido. Así que sus misses la regañaron de que eso no se hacía y que por favor pidiera disculpa. En eso, se hizo pipí encima”

Es en serio?!?!?! ¿Por qué a mi? me llamó demasiado la atención ese acontecimiento, duré dos días con el ¿por qué lo hizo? en mi cabeza. Investigué y resulta que es una manera de llamar la atención o porque no saben como reaccionar ante situaciones de estrés y al apenas estar aprendiendo al control de esfínteres su cuerpo reacciona de esa manera….

Saliendo de la guardería tuvimos que ir a una tienda a comprar unos tenis, porque yo ya había decidido meses antes no comprarle variedad de calzado (y es que está creciendo muy rápido y todo lo deja tan pronto). Así que la pipí ocasionó que no tuviera zapatos limpios que usar al siguiente día. Llegamos y desde que bajó del auto se enojó y no sabía ni decirme por qué. Lloró y lloró por todo el camino hasta la tienda. Se tiró al piso y dije “que haga su berrinche sola, yo decidiré que zapatos le voy a comprar le gusten o no”. En eso se acercaron una señora con su pequeño de 3 años que quería consolarla, súper tierno le daba la mano para tratar de levantarla. La escena era realmente tierna y cómica a la vez, mi hija literal como mujer hormonal decía “noooo” y cruzaba los brazos con cara de mala. Lo más hermoso de todo es que el niño terminó regalándole las palomitas que se venía comiendo, mi hija sin dejar de llorar las agarró, las comía y mientras si así es….seguía llorando….

Como bien dicen es parte de los terribles dos, pero en serio de pronto pasa de lo gracioso a lo frustrante. Yo no pierdo la fe, sigo poniendo mi velita y rezando porque sea lo más llevadero posible. Mientras tanto, me sigue dando millón y medio de motivos para sonreír y contarle al mundo entero lo feliz que me hace ser mamá =)