Archivo de la etiqueta: desarrollo

¿Por qué mami? ¿por qué? ¿por qué?

Créditos de imagen: freepik.com

No sé si reír o ponerme a llorar. La etapa del “por qué mami?” ha iniciado…repito….HA INICIADO! me pregunta por qué a todo lo que le digo. Pero lo hace con una enorme dulzura, finalizando la frase con el hermoso “mami” y con el tono más sweet del mundo mundial. ¿Cómo sufrir ante semejante ternura?

Debo confesar que si tenía miedo de que llegara ese momento. Ya saben, en la televisión he visto series en donde aparecen pequeñitos repitiendo una y otra vez “por qué por qué por qué” a todo y resultan sumamente odiosos. Yo decía que ojalá mi hija se saltara esa etapa, pero no lo hizo.

En octubre fue su fiesta de cumpleaños en un lugar muy lindo de la ciudad, cuando fui a realizar la contratación y el pago, me percaté que había un pequeñito con algún tipo de padecimiento mental o motriz, no supe distinguirlo. El punto es que era sumamente curioso y llegó a preguntarle a la dueña cosas como “quién es ella?” “qué haces?” “para qué?” “dónde está Natalia?” “por qué?” entonces puse mucha atención al momento, la dueña se volteó y con la voz clara y fuerte le contestó cada pregunta con lo que era: “Ella es Andrea” “Estoy haciendo un contrato” “para la fiesta de Natalia la hija de Andrea” “no vino, solo vino Andrea su mamá” “por que está en la escuela”

Esta situación me hizo pensar que a veces uno como adulto nos metemos en nuestro mundo sin pelar a veces a los pequeños. ¿Qué trabajo nos cuesta ser así como lo fue esta persona con el pequeño? Realmente los niños no razonan como lo hacemos los adultos, entonces para ellos situaciones totalmente cotidianas para nosotros resultan a veces asombrosas para ellos y quieren saber más.

Ahora que Natu empezó con las preguntas, yo le respondo cada una de ellas. Efectivamente predomina la pregunta “¿por qué?” así que siempre trato de responder y continuar la secuencia. En el momento que ya no hay secuencia y se convierte en repetitivo, simplemente le digo “Natalia, te acabo de decir por qué (y le repito la respuesta)” si ella continúa con la letanía, yo continúo repitiendo las respuestas. Al final de cuentas llegará el momento que esto termine y definitivamente no pierdo absolutamente nada en seguir el juego.

Por supuesto que si mamá está ocupada, tal cual se lo digo “Natu, mami está ocupada en este momento y no puedo responder tus preguntas. ¿Me esperas un momento?” Generalmente espera, pero hay veces que no lo hace y a fuerza quiere atención. Si de verdad no puedo dejar lo que estoy haciendo y no puedo atenderla, tengo que ignorarla y ella solita para.

Es un enigma para mi la cabecita de mi hija, pero me resulta fascinante y cautivador poder descubrir con ella el mundo cada día que pasa. Sé que es una niña inmensamente feliz, se le nota en la mirada y en su alegría. Esa es la mejor paga que tengo como mamá, saber que le estoy dando una linda infancia y lo mejor es que trato en la medida de lo posible, vivirla con ella como si fuéramos una sola persona.


Anuncios